Doscientos cincuenta y dos

La acción, que se llevó a cabo al día siguiente del 3 de junio, la enorme marcha de #NiUnaMenos, consistió en enumerar, una a una, las víctimas del femicidio del año 2012.
Sobre un círculo de carbón tiendo mi cuerpo y comienzo a contar. Primero despacio, con una voz casi imperceptible. La voz va aumentando a medida que crece la tensión y el tiempo. Al llegar al número cientocincuenta la garganta se exaspera y termina la enumeración en un grito desaforado, doloroso. Mi cuerpo tiembla y mi rostro se enrojece.


Al tratarse de asesinatos que no siempre se enmarcan bajo esta caratula, pensemos que la Ley 26791 que adjudica este agravante a los homicidios cometidos contra mujeres se derogó en diciembre de 2012, los datos varían. El número 252 lo vi escrito en un cartel que portaba una mujer en la marcha. En la ONG La Casa del Encuentro se denuncian 255. De todos modos, es escalofriante.



Fragmentos de la acción realizada en torno a la marcha Ni Una Menos. 4 de junio de 2015
Registro con celular: Tarek Riahi. Registro fotográfico: Catalina